viernes, 17 de julio de 2009

SONIDOS DE KOROTKOFF

Los ruidos de Korotkoff o sonidos de Korotkoff son los sonidos que el personal médico escucha cuando está tomando la presión sanguínea usando un procedimiento no invasivo.

Son denominados así por el Dr. Nikolai Korotkoff, médico ruso que los describió en 1905, cuando trabajaba en la Academia Médica Imperial en San Petersburgo.


Los sonidos oídos durante la medición de la presión sanguínea no son iguales que los sonidos “lub” y "dub” del corazón que son debidos al cerrado de las válvulas de éste.

En una persona normal sin ninguna patologia arterial, al colocar la membrana del estetoscopio sobre la arteria braquial en la fosa intracubital no se oirá ningún sonido.

Cuando el corazón late, estos pulsos son transmitidos suavemente en flujo de sangre laminar (no turbulento) a través de las arterias y no se produce ningun sonido audible.

Si el brazalete de un esfigmomanómetro se coloca alrededor del brazo de un paciente y se insufla hasta alcanzar una presión por encíma de su presión sanguínea sistólica, no habrá un sonido audible.

Esto es porque la presión en el brazalete es suficientemente alta para ocluir totalmente el flujo] de sangre.

Es similar a un tubo o a una pipa flexible con líquido que se esté apretando para mantenerlo cerrado.

Si la presión cae a un nivel inferior de la presión sanguínea sistólica del paciente, se oirá el primer sonido de Korotkoff.

Como la presión en el brazalete es igual que la presión producida por el corazón, una cierta cantidad de sangre podrá pasar a través del brazo cuando la presión en la arteria se eleva durante la sístole.

Esta sangre fluye a chorro cuando la presión en la arteria se eleva sobre la presión en el brazalete y después vuelve a caer, provocando una turbulencia que resulta en un sonido audible.

A medida que desciende la presión del brazalete, se oyen fuertes ruidos de golpeteo mientras esta presión está entre la sistólica y la diastólica, pues la presión arterial se mantiene elevándose por arriba y volviendo a caer por debajo de la presión en el brazalete.

Cuando la presión del brazalete cae más, los sonidos cambian en calidad, hasta llegar al silencio cuando la presión del brazalete cae por debajo de la presión sanguínea diastólica.

En este momento el brazalete no proporciona ninguna restricción al flujo de sangre permitiendo que la sangre pase sin turbulencias sin producir ningún otro sonido audible.

Korotkoff describió 5 tipos de sonidos:
El primer sonido de Korotkoff es el sonido de rotura oído primero en la presión sistólica.

Los segundos sonidos son los murmullos oídos en la mayor parte del espacio entre las presiones sistólicas y diastólicas.

El tercero y el cuarto sonido, se oyen en presiones dentro de 10 mmHg sobre la presión sanguínea diastólica y son descritos como "golpeando pesadamente" y "acallando".

El quinto sonido de Korotkoff es el silencio que se oye a medida que la presión del brazalete cae debajo de la presión sanguínea diastólica.
Presión sistólica y diastólica

Tradicionalmente, la presión sanguínea sistólica es tomada como la presión en la cual el primer sonido de Korotkoff es oido por primera vez y la presión sanguínea diastólica es la presión en la cual el cuarto sonido de Korotkoff es apenas audible. Sin embargo, recientemente (desde el año 2000 en adelante), ha habido un movimiento hacia el uso del 5to sonido de Korotkoff, es decir el silencio, como la presión sanguínea diastólica, dado que éste se ha sentido como más reproducible